viernes, 29 de enero de 2010

Fragmentos de "El espejismo humanitario", de Jordi Raich

- ¿Has estado antes en Sierra Leona?
- No.
- Entonces: Bienvenido a Humanitarilandia, olimpo de las ONG –dijo con voz de presentadora de concurso televisivo. Aquí no vienen turistas, solamente expatriados de organizaciones de ayuda de todas las clases imaginables.(p. 315)
------------------------
- Sierraleonés: En Liberia tienen campos de refugiados sierraleoneses. En Sierra Leona tenemos campos de refugiados liberianos. Y en Guinea-Conakry tienen campos de refugiados sierraleoneses y liberianos. Nada está en su sitio.
- Jordi Raich (cooperante): Sentí vergüenza. Yo llevaba media vida cruzando fronteras por placer y aquellos miles de desgraciados llevaban otra media haciéndolo contra su voluntad. Había algo de injusto en ello. (p. 329)
------------------------
Ante la ley seremos iguales, mas ante la policía de los aeropuertos mi pelo largo, afeitado precario y mochila me hacen sospechoso de, al menos, terrorismo o tráfico de droga. Es sabido que los que llevan traje y usan maleta de marca son honrados. El truco consiste en asegurarse de que el agente de seguridad vea el adhesivo de tu ONG. Entonces, el maleante se transforma en noble. En las aduanas de la terminal de Barcelona había un funcionario que al verme con el logotipo de MSF en la bolsa repetía la misma frase.
- Sois peores que los políticos. Siempre con el carnet por delante. Tira, tira…
La misma técnica me ha permitido saltarme infinidad de trámites burocráticos y disfrutar de privilegios inmerecidos. Renovar el pasaporte en cinco minutos; abrir cuentas bancarias y sacar dinero sin formularios ni firmas; descuentos sorpresa en hoteles; que te cambien de clase turista a business cuando en facturación se dan cuenta de que una ONG ha pagado el billete; que Telefónica me instalara el teléfono en menos de 24 horas porque la empresa no quería que alguien que estaba de guardia, listo a partir a cualquier siniestro permaneciera incomunicado; volar de Londres a Ginebra indocumentado porque la autoridad británica no quería sentirse culpable de que perdiera mi vuelo de Suiza a Afganistán e impedir que socorriera a las oprimidas mujeres…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada